El Tribunal Supremo declara que no es conforme a derecho permitir la subsanación de un vicio esencial del procedimiento de elaboración de instrumentos de planeamiento urbanístico en el trámite de ejecución de sentencia. STS núm. 234/2022, de 23 de febrero.

El Tribunal Supremo se ha pronunciado, en la sentencia 234/2022, de 23 de febrero, sobre la imposibilidad de subsanar, en ejecución de sentencia, la omisión del procedimiento de evaluación ambiental estratégica en un instrumento de planificación urbanística declarado nulo por dicha causa.

En el supuesto analizado, el órgano ambiental competente emitió un informe de conformidad con el cual acordaba que no era necesario someter el plan en cuestión al procedimiento de evaluación ambiental estratégica, porque este no presentada efectos ambientales negativos de carácter significativo. No obstante, durante la tramitación del plan se modificó su superficie y denominación, provocando que el plan aprobado definitivamente no coincidiera con el que había sido objeto del informe mencionado.

El Tribunal Superior de justicia de Galicia consideró que se trataba de un simple defecto formal y que, en consecuencia, era procedente la declaración de nulidad de pleno derecho y la posterior subsanación del vicio detectado en el trámite de ejecución de sentencia con la aportación de un nuevo informe del órgano ambiental. Asimismo, el Tribunal Supremo llega a una conclusión totalmente distinta.

En efecto, el Tribunal Supremo estima que en este supuesto es plenamente aplicable la doctrina que estableció anteriormente en la sentencia número 569/2020, de 27 de mayo, según la cual los vicios esenciales del procedimiento en la elaboración de planes urbanísticos conllevan la nulidad de pleno derecho de la totalidad del instrumento sin que sea posible su posterior subsanación a efectos de mantener la vigencia, sin perjuicio de aquellos supuestos en los que sea posible individualizarlo respecto de un determinado ámbito territorial o de una concretas determinaciones. Así pues, entiende que el informe del órgano ambiental se pronunció sobre un plan que no era coincidente – ni en su nomenclatura ni en su ámbito territorial – con el que fie objeto de aprobación definitiva y que, en consecuencia, no estamos ante un simple defecto formal y el órgano ambiental debió haber emitido un nuevo informe antes de la aprobación definitiva.

STS_763_2022